martes, 13 de agosto de 2013

Avenida Brasil, el fenómeno


El éxito de Avenida Brasil en las pantallas chilenas es sorprendente. Si bien hubo una época entre 2001 y 2003 que varias novelas brasileñas lograron altas audiencias en las tardes de Canal 13 como El clon, Lazos de Familia y Tierra Esperanza, desde ese entonces que Canal 13 no lograba liderar la franja de la tarde. Audiencias crecientes que han llegado a impensados 14 puntos de rating promedio, trending topics todas las tardes y una inusual transmisión nocturna durante su primera semana que promediaba 8 puntos (que Canal 13 eliminó sin previo aviso) han marcado el arrollador paso de este fenómeno brasileño que destronó a la alargada Solamente Julia (repudio a TVN y sus eternos resumenes e impresentables microcapítulos). Acá analizamos las claves que han convertido a Carminha en la reina de las tardes chilenas y de las redes sociales.

Sinopsis: Avenida Brasil es una historia clásica de venganza pero con ingredientes modernos y cinematográficos que crean la ilusión de estar viendo algo vanguardista. Rita fue abandonada cuando niña en un basural por su madrastra Carminha, responsable indirecta de la muerte de su padre y que en el presente se ha convertido en una mujer poderosa por ser la esposa del ex-crack del futbol Tifón (Tufao en la versión original), quien por accidente atropelló al padre de Rita. Rita es adoptada por una familia argentina y vuelve a Brasil convertida en Nina, consiguiendo trabajo como empleada doméstica a la casa de la familia de Tifón con el fin de vengarse de la malvada Carminha.  
Todo comienza cuando Tifón se manda un Johnny Herrera
Sin embargo, descubre que el amor de su infancia en el basural ("el tiradero" según el doblaje mexicano), Jorgito (alias Patata), ha sido adoptado por esta familia, poniendo en jaque sus planes. Nina se ganará la confianza de Carminha, lentamente irá descubriendo los oscuros secretos del pasado de su patrona y tratará de exponer sus fechorías ante la familia de Tifón. Toda esta vertiginosa historia de venganza se desarrolla en el popular barrio Divino, reflejo de la clase emergente brasileña, que ha logrado salir de la extrema pobreza y ahora conforman el grueso de la población (tal como en Chile). 
Mel Maia como Rita, la actriz revelación
La novela brasileña como superproducción: Para entender el fenómeno Avenida Brasil hay que entender un poco la cultura de la novela brasileña. Las novelas estelares de Globo, el principal canal de Brasil, son novelas larguísimas emitidas de lunes a sábado, que duran entre 180-200 capítulos de 40-60 minutos de duración sin comerciales. Por esto en general son editadas para su venta internacional, convirtiéndolas en novelas mucho más cortas aunque sacrificando varias escenas relevantes. Así Avenida Brasil fue reducida de 180 a 160 capítulos de 45 minutos en su versión internacional, para que nadie se extrañe si es que faltan escenas (que en versión Canal 13 que emite alrededor de 2 capítulos diarios van a quedar en cerca de 80). 


En Avenida Brasil también hay historias de relleno
Esta larga duración obliga a los autores a tener elencos numerosos, con escenas largas y múltiples giros argumentales para poder estirar lo suficiente una historia que debe permanecer alrededor de 8 meses en pantalla. Además, al contrario de las cada vez más pobres novelas chilenas, las novelas brasileñas tienen un presupuesto de superproducción, con altísimos costos por episodio. Las novelas de cartón de TVN que, con suerte tienen exteriores, en general duran como 120 capítulos de 20-25 minutos, que resultan de una pobreza periférica al lado de la novela brasileña.
Jorgito, la heroína sensible e indecisa de la novela 
(y sex symbol en Twitter)
La novela brasileña como obra de autor: Otra diferencia esencial es la importancia del autor por sobre el director y llegar a escribir una novela estelar en Globo es privilegio de unos pocos. Clásicos de este horario son Manuel Carlos (especialista en drama chic ambientados en LeBlon como Lazos de Familia y Por Amor), Gilberto Braga (Todo Vale, Celebridad, Insensato Corazón), Aguinaldo Silva (Señora del destino, Fina Estampa), Gloria Perez (El Clon, India) y Silvio de Abreu (Torre de Babel, Belissima), todos con estilos claros y muy distintos entre si. 
Flora y Donatella, las antecesoras de Nina y Carminha #LaFavorita
Joao Emanuel Carneiro, autor de Avenida Brasil, es un autor relativamente joven y que pasó a ser parte de este privilegiado grupo después de tener dos grandes éxitos en las novelas de las 7 (algo así como las novelas vespertinas): El Color del Pecado (2004) y Cobras y Lagartos (2006), ambas exhibidas con relativo éxito en las tardes de Canal 13. Su primera novela estelar fue La Favorita (2008), que se transformó en una novela de culto en las tardes chilenas por su estética noir, sus sorprendentes vuelcos narrativos y novedosa reinterpretación del melodrama. Recordemos que La Favorita vino a recuperar el horario de la novela brasileña, luego de un fallido intento de Vasco Moulian por reemplazarla con una novela venezolana. 
Carminha, una mujer católica, llena de principios y contraria a la inmoralidad #CarminhaUDIpopular
Sin embargo, fue con Avenida Brasil (2012) donde el autor logró su consagración definitiva, reuniendo (y autoplagiando) muchos de los elementos de sus trabajos anteriores (dos mujeres enfrentadas, la paternidad como lazo afectivo más que lazo de sangre, el duo de villanos bandidos que amenaza destruir a una familia patriarcal) utilizando elementos del melodrama más mexicano, con hijos perdidos y venganzas, pero con un estilo narrativo ágil, vertiginoso y adictivo al más puro estilo de un best seller. Así Avenida Brasil huye de la lentitud que se le atribuye a la novela brasileña y se adentra en un juego de estereotipos del bueno y el villano pero tratando de darle un toque de ambiguedad moral a la heroína de turno. 
Zezé fue tan popular que se ganó un congelado
(efecto para finalizar los capitulos originales)
Referentes literarios. Curiosamente Carneiro confiesa haberse inspirado en múltiples referencias literarias desde los clásicos de Charles Dickens (claros en la creación del mundo del tiradero), autores rusos como Doestoievski (que seguramente inspiró varios de los dilemas morales de los protagonistas), cuentos de Arthur Conan Doyle (Mini-spoiler: en algún momento de la trama caeremos en el quién mato a) y la novela portuguesa El Primo Basilio (ambientada en el siglo XIX y que narra la peculiar dinámica de una empleada que descubre que su patrona es adúltera). De hecho, no se sorprendan de ver a Nina recomendándole literatura clásica como Kafka (La Metamorfosis) o Flaubert (Madame Bovary) intentando darle pistas al demasiado simple Tifón.
Ojo con Adauto y sus frases para el bronce:
"En ese salón todos tienen nombres extraños: Olenka, Beverly, Monalisa, empatía..."
Premisa simple pero atractiva. Carneiro aprendió la lección con La Favorita. En dicha novela, recién al capítulo 50 quedaba claro quien era la buena y quien era la villana, generando una ambiguedad narrativa interesantísima pero muy compleja para el televidente casual. Avenida Brasil nos pone el gancho desde el principio, con escenas tremendas como la del abandono de Rita en el tiradero, generando la justificación para la venganza y que el televidente aprenda a odiar a Carminha y a comprender las futuras acciones de Rita/Nina. La venganza de Nina se va desarrollando con mucho efectismo para mantener la atención del espectador. 
El clon, después de hartas parrilladas
Múltiples personajes van descubriendo paulatinamente la identidad de Nina, mientras Carminha sospecha que Rita ha vuelto para vengarse pero tardará (bastante) en descubrir que su amada empleada doméstica es la mujer que quiere destruir su vida. El juego entre estos dos personajes está lleno de escenas antológicas y es suficientemente atractivo para mantener la tensión por 180 capítulos. En Avenida Brasil siempre están pasando muchas cosas pero no es tan difícil ponerse al día, aunque uno se haya perdido algunos capítulos.
Diosa Suelen
El pueblo (la clase C) como protagonista. El trasfondo popular de la trama ayuda a crear otro gancho efectivo para el teleespectador. El festivo barrio de Divino es el contrapunto necesario para la sombría venganza de Nina. Futbolistas de tercera división, peluqueras y vendedores de tienda generan curiosos, aunque no muy originales, enredos que le dan sabor y comedia a la trama. Lo curioso es que los millonarios más estilosos como todo el nucleo que rodea a Carlitos y sus tres esposos (Cadinho, Alexandre Borges) es un alivio cómico para la trama y están totalmente aparte de los dramas del nucleo principal. Acá, la clase C lleva el peso de la trama. Sin embargo, las historias secundarias del nucleo popular de Divino, a pesar de contar con personajes muy logrados como la seductora Suelen, no resultan tan atractivos como la historia principal y sigue siendo una deuda pendiente de Carneiro el crear historias secundarias que no parezcan de relleno.
Leleco y Muricy: La pareja más odiosa de la novela
Un elenco reconocible y de lujo. Muchos de los actores alcanzaron su consagración definitiva con Avenida Brasil. Si bien Carminha es de por si una villana notablemente escrita, la intensa actuación de Adriana Esteves tiene el gran mérito de robarse cada escena que aparece en pantalla. Esta llena de matices que se van notando más a medida que su personaje empieza a desesperarse y mostrar debilidades. Su intento por parecer una dama representante de los valores de familia y sus múltiples mentiras se llevan gran parte del peso de la trama. Ojo con su actuación en los capítulos finales. Por otro lado, Debora Falabella cumple de forma muy solvente con su rol protagónico, aunque Nina como vengadora es excelente cocinera (SPOILER: #UnPendriveParaNina). De todos modos, es bastante más hábil que cierta heroína chilena que supuestamente era psicóloga y desenmascaraba pedófilos.
Spoiler: Nina se va a convertir en peluquera
Marcelo Novaes por fin demostró que sabía actuar como el amante y complice de Carminha, Max, el cual se vuelve muy protagónico en la parte final de la novela. Destacan también los integrantes de la familia de Tifón, las empleadas de la casa, Zezé y Janaina, los habitantes del tiradero: la protectora Mamá Lucinda (Vera Holtz) y el villano Nilo (José de Abreu), Isis Valverde como la despampanante Suelen y Juliano Cazarré como el bruto de Adauto. Un poco desaprovechados quedan los miembros del nucleo de Carlitos y sus tres esposas, formado por grandes actores como Alexandre Borges, Deborah Bloch, Camila Morgado y Carolina Ferraz, aunque en la última etapa de la novela, esa historia efectivamente se vuelve muy cómica (Spoiler: cuando terminan viviendo en Divino y tienen que trabajar para sobrevivir).



Carminha, reina del gif en las redes sociales

Excelente factura. Avenida Brasil tiene gran presupuesto y se nota en la creación de escenarios especialmente para la novela como el tiradero o en su espectacular formato cine, que ha comenzado a ser utilizado en los últimas producciones de Globo (desde la anterior brasileña emitida por Canal 13, La Vida Sigue). Todos los apartados técnicos son impecables y de factura cinematográfica, destacando su brillante dirección de fotografía y la dirección general, a cargo del experimentado Ricardo Waddington (Lazos de Familia, La Favorita) y la ascendente Amora Mautner (Cuna de Gato), manteniendo un ritmo vertiginoso y frenético pero sin abusar de las escenas cortas (como ocurre en las novelas chilenas). 
La misteriosa Mama Lucinda 
La banda sonora, si bien contiene temas previamente utilizados en La Favorita, tomando prestada también la idea de ponerle un tango a la villana (Infiltrado de Bajo Fondo), tiene varios instrumentales épicos que ayudan a crear esa sensación de tensión que inunda cada capítulo. Por otro lado, las canciones están muy bien escogidas, destacando temas brasileños como Depois de Marisa Monte, temas funk como Pra Me Provocar (tema de Suelen y el nucleo Divino) o  canciones internacionales como Set Fire To The Rain de Adele o Video Games de Lana del Rey. La extraña elección de esa especie de cover de la Danza Kuduro, Vem Dançar com Tudo, como canción de apertura resultó en un insólito fenómeno en Twitter, donde durante cada emisión de la novela el hashtag #OiOiOi (referido al coro de la canción) se tornaba trending topic mundial.



Vale la pena verla? Avenida Brasil es una novela entretenida y bien hecha, aunque no es tan innovadora como se ha tratado de vender en los medios. Es basicamente una historia de venganza clásica, contada con más suspenso que romanticismo, donde las innovaciones van más del lado de la forma que del fondo. Su discurso sobre la ascensión de la clase media baja es bastante superficial y no hay mayor análisis al respecto. Hay atisbos de crítica social, en especial al doble estándar de las familias millonarias como la de Carminha que buscan validarse "ayudando" a los más pobres y abrirse paso en la política, incluso de la mano de la iglesia (que en cierto punto de la novela también es apuntada). También hay un intento de abordar la homosexualidad en el mundo del fútbol (en la historia de Roni para el que no se ha dado cuenta) pero el conflicto es pobremente desarrollado, muy similar a lo que ocurrió en La Favorita con la historia de Orlando. 
Albieri Santiago, personaje clave en la segunda parte de la historia
En términos de la historia, lo mejor es no exigir demasiada verosimilitud, sacrificada en muchas ocasiones para poder alargar este cuento por 180 capítulos, lo que la hace caer en varias inconsistencias y ciertas decisiones que miran un poco en menos la inteligencia del teleespectador (que no explicaremos ahora para no spoilear la novela). De todos modos, no es algo de lo que sean ajenas las producciones chilenas (como olvidar a Briceño de francotirador en Donde Esta Elisa? o los ineficientes detectives de El laberinto de Alicia) e incluso series internacionales (Dexter o esa oda a la inverosimilitud llamada The Following). Perdonando esos detalles, Avenida Brasil es una novela de gran calidad que perfectamente podría ser emitida como nocturna, con todos los elementos para consolidar su éxito en las tardes chilenas y ser el tema de conversación por varios meses.

Donde verla online: No está disponible la version en español completa, solo los capitulos emitidos por Canal 13. Los puedes ver en Dailymotion bajo el nombre de Avenida Patronato o en la cuenta de Dailymotion de Georgepuntocom

12 comentarios:

  1. Entretenido análisis. Una cosa que me carga es que, en una casa que puede pagarlo, el chef es CHEF, con uniforme ad-hoc, y se dedica a eso, no a hacer camitas o planchar. ¿De dónde saca el tiempo Nina para cocinar desayuno, almuerzo, merienda y cena a ese familión?

    ResponderEliminar
  2. jajajaja muy razonable tu duda. En cualquier caso, Nina con suerte trabaja, si se la pasa pidiendo permiso para salir a ver a su supuesta mamá enferma en el hospital. Es incapaz de comprarse un celular con camara decente o de grabar conversaciones. Y hasta ahora su venganza consiste en quebrar los platos de la casa XD. Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde puedo averiguar más sobre el rol de "Santiago", para así develar el misterio de Ma Lucinda?
    Muy buen análisis!

    ResponderEliminar
  4. Falta muy poco para que aparezca Santiago en la historia. Sin embargo, el misterio de Ma Lucinda se revela recién en la recta final de la novela (probablemente en Diciembre, si la novela sigue a este ritmo por Canal 13 en Chile). Si googleas o buscas en Youtube "Santiago Avenida Brasil" te va a quedar muy claro cual es su rol, aunque probablemente te arruines todas las sorpresas del final de la teleserie :P

    ResponderEliminar
  5. Ma lucinda mato a alguien? carminha es hoja de santiago y virginia?
    quien es clarita?

    ResponderEliminar
  6. más convincente y con mas fuerza es la actuación de la Niña Rita que la de Nin-Rita de adulta.... la nena se la lleva se calle, no concuerda el personaje, de niña pareciera que de grande en verdad sería muy fuerte y se pierde el personaje en la adulta, lástima...

    ResponderEliminar
  7. yo miro la novela por el canal 10 de telecentro...osea telefe..recien hoy jorgito vio a nina chamullando con max,la verdad nunka vi una novela tan hermosa,la cual te hace reir y llorar al segundo...tifon esta mas bueno que jorgito y carmina tremenda hdp..

    ResponderEliminar
  8. Gracias Erica y anonimo pro sus comentarios. Nos alegra saber que nuestro post ha trascendido fronteras (somos chilenos). Acá la novela ya terminó pero sabemos que se exhibe con éxito en Argentina y Colombia así que cualquier información sobre el impacto de la novela en otros países, es bienvenida. Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Aca en Mexico tiene un mes,pero es una lastima que no este teniendo exito,le falta promocion y la verdad aca la gente prefiere ver los churros de televisa...a mi en lo particular me encanta!!!

    ResponderEliminar
  10. Por lo que leía en internet la teleserie tiene audiencias bastante decentes considerando que es transmitida por TV Azteca. De todos modos, debe ser bastante complejo para un producto extranjero competir en México. Ojalá no la acorten o cancelen. Muchos saludos amig@ mexican@

    ResponderEliminar
  11. Nunca he visto novela más patetica que esta, estoy deseando termine, ya me canso la tonta Rita (Nina) incada rogando a Carmina que no la eche de la casa, grrrrrrrrr cuanto falta para que termine

    ResponderEliminar
  12. Es cierto tu comentario, en México ha sido difícil, el canal que la transmite tiene poca audiencia; pero AB ha revolucionado el rating. Su antecesora dejo 5 puntos y Avenida Brasil lo levanto hasta los 10.5 u 11 es lo mas visto de AztecaTrece. Y su competencia directa ha bajado entre 4 - 5 puntos desde que entró AB.

    ResponderEliminar