miércoles, 22 de junio de 2011

Retro: Shoujo Kakumei Utena (1997)

Si bien la presente temporada de anime tiene series bastantes decentes que vale la pena seguir como Gosick, Ano Hi Mita Hana no Namae o Boku-Tachi wa Mada Shiranai (uff digan ese nombre sin repetir ni equivocarse XD), Hana Saku Iroha o Ao no Exorcist y que algún dia comentaré in extenso, me di el tiempo de visitar un anime a estas alturas algo antiguo con la intención de entender por qué un shojo llamado Shoujo Kakumei Utena (o Revolutionary Girl Utena) es considerado un clásico. Los comentarios realizados por el blog Star Crossed recordando como Utena revolucionó al género de las chicas con poderes mágicos tal como intentó en forma reciente la oscura Mahou Shoujo Madoka Magica llamaron mi atención. Además, el hecho de que la también reciente Star Driver (serie del mismo guionista de Utena) repetía la misma estructura dramática despertaron mi curiosidad por verla.


1. Contexto. Exhibida entre abril y diciembre del año 1997, Utena vino a continuar un poco el camino iniciado el año anterior por Evangelion tratando temas adultos y profundos bajo la apariencia de una serie de peleas con superpoderes. Es una adaptación libre de un manga de Chiho Saito, que contó con la dirección de un experto en el género de las magical girls, Kunihiko Ikuhara (responsable de Sailor Moon R y S, probablemente las temporadas más logradas de esa franquicia) y un guión de Yoji Enokido (que en series posteriores como Ouran Host High School o Star Driver, ha aplicado varios elementos desarrollados durante Utena).
Un mono? Un ratón? Que cosa eres Chu Chu??
2.- La historia. Lo primero que me llamó la atención de la serie es que más allá de que su animación denote el paso del tiempo (de todos modos bastante correcta para esa época), su temática y guión aún mantienen una frescura y vigencia que muchas otras series desearían. Ya no son novedad los argumentos que giran en torno a chicas que pelean contra alguna amenaza externa mezclando elementos románticos y cómicos de la vida estudiantil. La clave, como siempre, está en la ejecución. Utena es lejos, de lo más surrealista en la historia de la animación japonesa. La premisa es la siguiente: Marcada por un encuentro en la niñez con un príncipe que la reconfortó en un momento de tristeza, Utena Tenjou ha llegada a la adolescencia convencida en convertirse en uno. Se viste con el uniforme de los hombres, es deportista y profundamente admirada en la academia Ohtori, viviendo con la esperanza de reencontrarse con su principe. Un día, uno de los tipos más populares del colegio, Saionji, se burla de los sentimientos de su mejor amiga Wakaba y para defender su honra, lo reta a duelo. 
El extraño castillo invertido en el cielo...
Sin embargo, este toma lugar en un misterioso lugar dentro del colegio denominado la Arena de los Duelos, sobre la cual se halla un castillo en el aire, tomando el enfrentamiento características épicas y mágicas. Cada duelista posee una rosa sobre su pecho y aquel que logré deshojar la de su rival ganará y se hará poseedor de la "Novia de la Rosa" (Anthy Himemiya), la cual posee el poder "para revolucionar al mundo". Así, sin entender realmente las implicancias de estos extraños duelos, Utena se verá obligada a enfrentar a cada uno de los miembros del concejo estudiantil, motivados por egoístas y oscuras motivaciones para hacerse dueños de la Novia de la Rosa. Todos ellos además siguen las instrucciones de un enigmático personaje denominado "El Fin del Mundo" que con el correr de los capítulos revelará su identidad y verdaderas intenciones.
Todos le pegan a Anthy.
3. Arcos Narrativos. La serie se divide en 4 etapas, durante las cuales se revisitan continuamente las motivaciones de los duelistas y lo que en principio parece evidente y estereotipado termina transformándose en impredecible y complejo. Todos los personajes parten desde un arquetipo el cual se va profundizando y desmitificando en cada arco dramático. Utena, a pesar de su conducta progresista, es un personaje inocente con ideales nobles que se enfrenta contra los intrigantes y abusivos miembros de la Academia Ohtori para proteger a la indefensa Anthy. Pero, a lo largo de la serie, ella descubrirá que ni sus intenciones son tan desinteresadas, ni que su protegida es tan pura como ella piensa. Los duelos se transforman en un camino de autodescubrimiento, especialmente duro en los últimos capítulos cuando el mundo idealizado encarnado por el colegio contraste con la realidad mucho más perturbadora. Así, el conjunto aparentemente rosa de la serie, se va tiñendo de temas tratados en forma menos directa por esos años como el incesto o los sentimientos lésbicos.
Todas las relaciones de hermanos tienen tintes incestuosos...
(DE AHORA EN ADELANTE HAY SPOILERS DE DIVERSA MAGNITUD, ASI QUE LEAN BAJO SU PROPIA RESPONSABILIDAD)


4.- Elementos simbólicos y narrativos. Por otro lado, uno de los elementos originales de la serie es el estilo postmoderno, surrealista y a ratos absurdo que utiliza para mostrar los acontecimientos. La repetición  es utilizada en principio como un descarado recurso para ahorrar costos de animación, reutilizando hasta 5 minutos con las famosas escenas de entrada a la Arena de los Duelos (aunque estas se van modificando en cada arco), el relato de como Utena conoció a su principe al inicio de algunos capítulos y más adelante los enigmáticos paseos en auto de Akio Ohtori. Sin embargo, también sirve para resaltar temas o acentuar el dramatismo en cada capítulo. Además, en cada capítulo las tres chicas "Kashira" mediante el teatro de sombras (Tekarazuka) nos resumen de forma cómica, a veces con metáforas incomprensibles, los acontecimientos que llevan a cada duelo (según el director de la serie, en realidad serían extraterrestres estudiando los hábitos de los humanos). Su participación llega a ser crucial en el capítulo 34 , cuando mediante una obra de teatro nos explican parte del mito de la "Novia de la Rosa" (tal como ocurre en la más contemporanea Star Driver!).  
Kashira, kashira, gozonji kashira?
El absurdo es una herramienta clave en la serie para deconstruir los cliches del género. Conversaciones cruciales a veces son desdramatizadas por situaciones fuera de contexto como un partido de beisbol o el paso súbito de un tren que dificulta que los personajes escuchen sus conversaciones. Recuadros rodeados de rosas o los típicos pétalos flotando son tan excesivamente ocupados que vuelven deliberadamente cómicas algunas situaciones (y hacen que uno se pregunte si de verdad esto hay que tomarlo en serio). El absurdo se vuelve estrella en capítulos que podríamos considerar de relleno protagonizados por Nanami pero en verdad la serie no seria lo mismo sin ellos. Verla amenazada por ridículas amenazas de muerte como un canguro boxeador o siendo perseguida por elefantes surfistas en la India deben ser los momentos más hilarantes de la serie. También hay metáforas interesantes sobre las imposiciones de la moda que llegan a convertir literalmente a Nanami en una vaca o sobre la maternidad adolescente cuando ella piensa que colocó un huevo y se resiste a "comerlo" o abandonarlo. 
Nanami y el famoso cencerro Sebastian Dior XD
El director Kunihiko Ikuhara utiliza el simbolismo para resaltar varios de los tópicos clave de la serie (aunque se ha negado a darles una interpretación, dejando esta tarea a cada espectador). El inminente despertar sexual es retratado bajo figuras como la pérdida de la flor, símbolo femenino por excelencia, mediante la espada, elemento masculino o la presencia de otros elementos fálicos (o que denotan poder masculino) que van aumentando su presencia a medida que avanza la serie. Por ejemplo, toda la academia se encuentra marcada por la torre del observatorio donde habita Akio Ohtori, directorio del colegio y hermano de Anthy, resaltando el poder que posee este sobre todos. Por otro lado, los ascensores son lugares de transformación o transición. Esto adquieren protagonismo durante el arco de los duelistas de la rosa negra, donde cada uno va profundizando en sus frustraciones y sentimientos negativos a medida que descienden dentro del ascensor. Este recurso dramático funciona a la perfección y permite desidealizar a varios de los personajes de la serie. 
Ni en la vida, ni en Utena pasa así...
Otro de los temas principales de la serie es el quiebre de la estructura clásica del Principe y la Princesa. Si bien Utena pretende ser un Principe y proteger a Anthy, ella no tiene sentimientos lésbicos hacia ella (al menos en forma evidente). Su obsesión con encontrar al Principe de su infancia que fue capaz de mostrarle algo eterno y convencerla de seguir viviendo, la confundirá gran parte de la serie. Nubla su determinación al final del primer arco cuando se enfrenta a Toga (perdiendo por única vez un duelo) y la entrampará en una relación ilícita con un hombre mayor (si Utena tiene como 14 años, no sería esto casi pedofilia?). Akio es un seductor pero es un principe pervertido, ambicioso y quien realmente mueve los hilos detrás de los duelos del Fin del Mundo. Despierta tal admiración en Utena, que ella es incapaz de notar su maldad y su sórdida relación con su sumisa hermana Anthy (de las relaciones más perturbadoras que se haya visto en el anime). 
Akio, todo Bishonen en su auto
5- Interpretación del final. Como descubrimos en los últimos capítulos, Akio es un principe que desea recuperar su nobleza, la cual se encuentra encerrada dentro del castillo. Anthy es en parte responsable, ya que quiso aliviarlo de su labor de ayudar a todas las mujeres del mundo y decidió negarlo al resto del mundo. La parte noble de Akio murió y sólo existe como fantasma. Solo un duelista con la nobleza que Utena despliega podría ser capaz de crear la revolución necesaria y sin recordarlo, su principal motivación para convertirse en príncipe es liberar a Anthy del sufrimiento eterno al que ha sido condenada como Novia de la Rosa. Utena finalmente decide rechazar el mero rol de princesa y lucha por lograr la libertad del sufrimiento de Anthy. en uno de los finales más feministas y progresistas que se haya visto, Anthy abandona a su príncipe para partir en la búsqueda de Utena, la única que realmente se sacrificó por ella, rompiendo así el arquetipo del amor idealizado y de la dama que necesita ser protegida. Es un final abierto, original y provocador, sin necesitar ser innecesariamente incompresible a la Evangelion. 
La bruja y el príncipe.
6.- Apartado artístico. Como último punto a destacar, el apartado artístico de Utena es impecable. La especial arquitectura de la Academia Ohtori con el omnipresente sello de la rosa, los uniformes reminiscentes de la ropa marcial francesa y la curiosa mezcla entre estilos musicales clásicos (como las piezas musicales del consejo, que recuerdan a Bach) y modernos (los inolvidables temas de rock opera que acompañan todos los duelos), logran un conjunto sofisticado para este moderno cuento de hadas. Sería interesante ver una versión remasterizada o reanimada con las técnicas modernas de animación y el presupuesto actual del en ese entonces primerizo J.C. Staff, pero quizás es mejor no correr el riesgo de una readaptación fallida (aún no veo la película donde probablemente despliegan un mayor esfuerzo visual). 
La pobre Jury siempre estuvo enganchada de la loca de Shiori..
Bueno, les dejo a todos altamente recomendada esta serie. No hable mayormente del resto de los personajes pero la gracia es que todos son interesantes y con una historia propia que vale la pena descubi. Los 39 capítulos son tan bien utilizados que pasan volando. Yo los vi adictivamente en Youtube en casi dos semanas. Utena es un anime único que es capaz de mezclar múltiples influencias "cultas" (hasta Demian de Hesse) con los típicos elementos del anime que tanto disfrutamos. Un clásico imperdible.


2 comentarios:

  1. ¡gracias!
    ¡Me has logrado aclarar varias cosas que no lograba entender!¡en serio sí está loca la serie! XD

    ResponderEliminar
  2. gracias! Después de verla tuve que investigar un poco en la web para aclarar todos los simbolismos :P. Es mucho más compleja de lo que parece a primera vista.

    ResponderEliminar