sábado, 17 de marzo de 2012

PedroPiedra - Cripta y Vida (2011)




Aunque esta es la primera reseña de un disco de Pedropiedra en C & F, a él lo conocemos desde 2009, cuando nominamos a Inteligencia Dormida de su disco PedroPiedra como una de las 2 mejores  canciones chilenas de ese año. En ese momento no pudimos acceder a su disco, ni hacíamos muchas reseñas. Pero sabíamos que daría mucho que hablar. Pedro Subercaseaux estuvo, entre otras agrupaciones, en el colectivo CHC (Congregación de Hermanos Contemplativos) junto a Sebastián Silva, Nea Ducci y otros espíritus tan inquietos y talentosos como él. También es un gran amigo de Daniel Riveros, Gepe, e incluso lo acompaña en muchas de sus presentaciones como un humilde músico de apoyo o tomando más protagonismo como músico invitado. Este trabajo fue grabado entre Chile y  México. Este último es un país que se caracteriza por recibir amistosamente a nuestros compatriotas que van en busca de su consolidación artística, la internacionalización de su carrera o simplemente, inspiración ¿Le habrá sentado bien el aire mexicano a PedroPiedra?



El primer track es 01.Vacaciones En El Más Allá, el single del álbum y una de las canciones destacadas 2011 para C & F. Merecido reconocimiento a un tema pegajoso, de excelentes arreglos y ritmo contagioso que puede hablar de tener ganas de dejar todo botado y morirse por un ratito “Ya sé que todo se podría acabar/ Y qué? y qué?/ así no odio más, así no amo más, así no limpio más, vacaciones en el más allá”. O de alguien que sabe que la vida es "emífera" y espera no morir repentinamente.


"Olvida/ la guía/ de aquellos que te hicieron ser"

02. La Cripta sigue con la temática sombría del disco, con un tema más calmado que el anterior, pero no por eso menos logrado o cautivador. Su letra es vaga, y puede estar invitando a alguien a abandonar las creencias y preceptos que le son impuestos por otras personas. Destacamos sus coros y el puente final. El buen nivel del disco se mantiene. 03. De Quien es una balada reflexiva e intimista. La voz algo áspera de Pedropiedra se adapta a una melodía con reminiscencias tropicales durante el solo de guitarra (así como Mahalo de Ratatat en versión abstracta y melancólica) y logra transmitir la idea de alguien que se encuentra de viaje, recordando a quien no se atreve a nombrar. Es muy bonito el juego que hace con las voces que repiten sus preguntas retóricas. 04. Uyuyui es característica por su fraseo “golpearé, golpearé, golpearé/ entraré, entraré, entraré” que recuerda la esencia de las canciones religiosas (onda alabaré, alabaré). Esta canción es rica en cambios, tiene una parte media rapeada (“Estimado diario, hoy es un día especial...”), y todos ellos le aportan a la canción. La letra es muy vaga, pero toca tangencialmente el tema de la infancia, que ya trataba en Inteligencia Dormida.


"En silencio y a la luz del sol/ mil cabezas y una dirección"

05. Occidental abre la sección más sobresaliente del disco. Es una canción más acústica. El protagonista se siente solo dentro de una multitud de peregrinos e invoca la presencia de personajes religiosos (los Reyes Magos) y también de sus amigos “Baltazar, Elohim/ dondequiera que estén vengan aquí/ Sebastián, Isabel/ adondequiera que estén”. Otra frase que puede aludir a algún tipo de inspiración religiosa es “No te metas con mi devoción” que es precedida de otras que aluden a la naturaleza irracional de la fe “No te rías de mi Rey/ Occidental (...) sentimental, sin una razón”.


“Por favor/ No corras porque el tren/ Se fue, se fue, se fue”

06. Se Fue es una canción excelente en cuanto a letra y melodía. El silbido y su espíritu recuerdan a canciones gringas melancólicas como (If Your Going To San Francisco). En esta el significado está claro: habla de alguien que ha perdido una oportunidad y cree que aun puede hacer algo por remediarlo. Pedropiedra deja claro en una de las mejores frases del disco que la chance está perdida y que cualquier esfuerzo será en vano “Y aunque corras o camines/ Vas a quedarte en el andén/ Para ver el rastro del/ Aceite sobre el riel”.


“Estoy tan aburrido/ Oh si, dios/ Estoy tan aburrido/ Sin memoria”

07. En Esta Mansión cierra la tríada de mejores canciones con un toque más melancólico y ensoñador. Habla de dos personas que han vivido bastante y ya están desencantadas de todo lo que han visto y de ellos mismos, han perdido el gusto por la vida y no creen en la magia. Y que cada día significa que están más cerca de terminar sus días, sin tener eso un significado negativo. “Funeral, cumpleaños, matrimonios/ es lo que hay/ y así estamos/ aburriéndonos”


"Una más, una más y me voy, me voy/ Con razón estabas tan arreglada/
Con razón estabas tan perfumada"

08. Zorzal comienza discreta y la forma de cantar de PedroPiedra remite a alguna canción infantil. Una canción aparentemente sin gracia crece gracias al apoyo de una voz femenina, construyendo un momento tan expansivo como emotivo, como queriendo escapar de la monótona estructura inicial. Y tras este momento luminoso vuelve a su estado anterior. 09. Con Razón Recuerda mucho al sonido actual de Franz Ferdinand: oscuro, pero bailable gracias a la inclusión de un teclado y beats. Habla de alguien que descubre a su pareja engañándolo y ahora le hacen sentido todas las cosas sospechosas que ella hacía. Una canción que alza el nivel del disco e invita a pasar las penas al borde de la pista de baile.


“Se me va a la cabeza/ ya no siento las piernas/ mamaaá”

10. Oh Oh es un tema alegre y altamente coreable que se inspira en el pop de los 60. Su coro recuerda al “Oh Mamá” de Pablito Ruiz, pero esta canción sería una versión deconstructivista y 2011 de las canciones de Pablito, che. La alegría, la inocencia, la esperanza, imágenes de la niñez (#claramente un tema recurrente en PedroPiedra) o de una primera borrachera son las piezas que edifican una canción que es un broche de oro para Cripta y Vida.

#Pray4PedroPiedra

El título nos orienta a través del paisaje emotivo y simbólico que contiene este disco. Cripta, más que aludir a la muerte, habla de un juego de ausencias, ya que una cripta constituye en si misma un espacio físico que denota la ausencia de una persona, a quien los vivos acuden con devoción en busca de refugio. Es nuestro destino final, un símbolo de descanso eterno o la representación de un lugar sagrado susceptible de ser profanado. Resumiendo con una pésima frase, la vida es una cripta que profanamos en el día a día, llenándola de nimiedades con nuestras existencias sin pasión; y la muerte tiene múltiples caras: el aburrimiento, la soledad, el hastío en una pareja, una separación y el desencanto. En este paisaje sombrío, la infancia se constituye como la mayor y quizás, la única fuente de alegría genuina.

Pedro, sos un crá

Quizás a PedroPiedra el reconocimiento nacional e internacional no le quite el sueño, pero nosotros sentimos injusto que no cuente con la cobertura de chilenos como Gepe o Javiera Mena, por ejemplo, pues Cripta y Vida demuestra con su complejidad y diversidad que sus propuestas están a la par. PedroPiedra viene a ser un complemento para las propuestas de Gepe y Mena, ya que su pop tiene una veta más oscura y crítica. No dudamos que pronto se le dará a su trabajo el reconocimiento que merece.

Mi única crítica para el álbum es que falta en él un eslabón musical característico que trascienda a la gran calidad de las composiciones y los arreglos (generalmente, en la música actual sucede al revés). Sin embargo, el que este disco "le pegue a todos los palos", como se dice en JNSP, es coherente con la versatilidad de PedroPiedra. Afortunadamente, eso no le impide ser un álbum de buenísimas canciones, entretenido y fácil de escuchar. Y lo mejor, es que no deja de lado la insinuación y profundidad en sus letras. Con solo 10 canciones, PedroPiedra construye un disco sólido que supera con creces el desafío que para todo artista significa realizar un segundo trabajo tan bueno como el primero. Y que merecía estar en la Lista de Discos 2011 como el mejor disco chileno de 2011. C

Nota: 90/100

1 comentario:

  1. Una buena reseña para un buen disco :D

    ResponderEliminar